Noticias

Crónica de un Chávez infinito que se inmortalizó en marzo

27 de febrero de 1989, el pueblo ante la desesperación por las políticas neoliberales del gobierno de Carlos Andrés Pérez sale a las calles en busca de comida, de justicia, en busca de expresar la rabia colectiva de un pueblo que sin armas salió insurgente a fragmentar la historia venezolana, ante ello la opinión pública mundial enmudeció, los medios ni se inmutaron y no había redes sociales que volvieran tendencia lo ocurrido.

Febrero casi tres años después,el grito soberano de lo que llamaron el caracazo fue escuchado por un teniente coronel, que ante la fotografía desgarradora de un panoarama político absurdo, reaccionó y atendía el llamado de la historia fusil en mano para dar un golpe al capitalismo, no se pudo “por ahora” decía luego de entregar las armas, los medios esta vez mostraban “al culpable del golpe” y él con sus palabras se eternizaba, ponía esperanzas en el pueblo y echaba a andar un proceso.

En ese segundo mes del año 1992 el pueblo conoció al “culpable”  que un 26 de marzo, dos años más tarde salía de las catacumbas de las cárceles militares a reencontrarse con el pueblo, no habían celulares ni cadenas WhatsApp pero el pueblo se convocó a esperarlo y siete años luego conquistaba el poder político con un histórico 56,20%.

El militar que en marzo de 1994 salía de la cárcel, ocho años después era llevado otra vez a las catacumbas de los calabozos, esta vez como presidente, y era culpado por la oligarquía venezolana de “malgastar” la renta petrolera y el dinero del Estado en misiones y planes que atendían a los más pobres, quitándole a la burguesía los privilegios que históricamente solo ellos tenían.

Aquel golpe de Estado en el 2002 dado principalmente por los medios de comunicación demostraron el poder de la industria mediática y el sesgo de la información, sin embargo contra todo pronóstico Hugo Chávez era rescatado por el pueblo y los medios que horas antes lo invisibilizaron se veían obligados a contar la verdad, la Revolución Bolivariana seguía teniendo líder. Acto seguido el acusado de dictador perdonaba a los golpistas.

Es el año 2008 y el gobierno socialista de Venezuela sigue profundizando sus políticas sociales, y ante la necesidad de hacer frente a la industria mediática, Chávez consolida proyectos de telecomunicaciones logrando así la puesta en órbita el satélite Simón Bolívar, con el que se potencian proyectos como Infocentro, pues con esta herramienta el país garantizaría la telefonía, telemedia, televisión y transmisión de datos por internet en los lugares donde jamás habían sido posible las telecomunicaciones.

21 de marzo de 2010, el presidente hace el relanzamiento de Infocentro con la inauguración de 24 nuevos espacios en todo el país, se consolida con esto una política de estado que llega directo a la organización popular que ahora tiene herramientas sociotecnológicas al alcance de sus manos, gracias a esto un ejército de hombres y mujeres en todo el país redobla esfuerzos y potencia el uso de esta herramienta para hacer frente en la primera línea de combate de la guerra de cuarta generación donde la derecha internacional busca derrotar a Chávez y el socialismo.

A mediados del año 2011 luego de anunciar una intervención quirúrgica, Hugo Chávez inicia una lucha contra el cáncer, sin embargo asume con entereza la tarea de reorganizar las filas del chavismo bolivariano y en octubre de 2012 vuelve a ganar la presidencia con una victoria perfecta, luego de una campaña en la que recorrió todos los estados del país y que lo inmortalizó en la historia. En estos tiempos “por culpa de Chávez” los niños recibían sus canaimitas, esta vez Hugo era acusado por una niña de los Andes venezolanos de ser el culpable de los beneficios que recibían los venezolanos.

05 de marzo de 2013, 4:25 de la tarde, Nicolás Maduro Moros, con lágrimas en el rostro anunciaba la partida física del Comandante Chávez, los medios de comunicación del todo el mundo difundían la noticia y el pueblo venezolano se volcaba todo a la calle a conmemorar al líder.

Las redes sociales, los medios, las calles y avenidas no tenían otro color que no fuese el rojo Chávez, el pueblo todo se volvió uno solo y hasta quienes esperaban su muerte enmudecieron con la noticia.

El fenómeno Chávez ha convertido en fechas patrias y patrióticas los días de febreros a marzos, el socialismo se sigue ensayando con más fuerza en cada uno de los 947 Infocentros que hoy están ubicados en llanos, montañas, valles, selvas, costas y ciudades desde que el gigante Chávez afirmó con alegría que Infocentro es ensayo de socialismo puro.

 

Oficina de Comunicción Estratégica (OCE)